Campanas Extractoras

Tipos de Campanas Extractoras

Las campanas extractoras son un elemento fundamental en toda cocina. Antes de comprar una, sin embargo, tenga en cuenta que no todas las campanas son iguales.

Los dos principales tipos de campanas son de extracción o de recirculación, cada una con sus pros y sus contras.

La campana de extracción elimina de la cocina el vapor y los olores a través de conductos que terminan en el exterior de la casa. De esta forma no es necesario utilizar ningún tipo de filtro, lo cual permite reducir costos de reemplazo. Además, al no haber un filtro de por medio, la circulación del aire hacia el exterior es más rápida y sencilla.

Por otro lado, los problemas que tienen este tipo de campana es que no todas las cocinas tienen el espacio para la instalación del conducto exterior. Además, hay que tener en cuenta el costo de la colocación del conducto de aire.

La otra campana, tal vez la más común, es la campana de recirculación. En este caso, la campana utiliza un filtro de carbón que captura el olor, grasa y otras partículas molestas del aire, para luego recircular ese mismo aire, ya limpio, nuevamente por la cocina. Su gran ventaja es que se puede instalar en todo tipo de cocina, ya que no hay que instalar ningún tipo de conducto, por lo que el costo inicial es menor. Este tipo de campana es también conocida con el nombre de campana extractora sin salida de humos.

En cuanto a los aspectos negativos, hay que mencionar que parte del calor y la humedad del aire vuelve a circular en la cocina, ya que no es posible eliminarlo por completo. Hay que agregar, por cierto, el costo del reemplazo del filtro de carbón, cada vez que sea necesario.

Hay otros tipos de campanas extractoras, en cuanto a su ubicación (para una isla central, contra pared) o en cuanto a su fuente de energía (gas o electricidad), pero en lo que respecta a la tecnología, las campanas pueden ser de extracción o de recirculación.

© 2011. Todos los derechos reservados | http://www.campanasextractoras.net